Reproducir vídeo

¿Qué es Visión Cero?

Visión Cero implica un cambio de paradigma educativo y cultural, al que le apuesta Medellín. No busca culpar a los ciudadanos, sino compartir la responsabilidad en la seguridad vial. Reconoce que los humanos cometemos errores y que el cuerpo es frágil. Considera que es moralmente irresponsable que la gente muera por ir a la escuela, por viajar en bicicleta o ir a trabajar. Contempla que los accidentes no existen, son incidencias, porque todas las muertes y lesiones en las vías son prevenibles. Y trabaja en cuatro ejes del sistema seguro: usuarios, velocidades, vías y vehículos seguros.     
La ciudad adoptó el enfoque Visión Cero para la Seguridad Vial por medio del Decreto 261 de 2019 y lo implementa como parte de su Plan de Desarrollo 2020-2023 “Medellín Futuro”.

De interés:

En Medellín se adoptó el enfoque de Visión Cero para la Seguridad Vial, por medio del Decreto 0261 de 2019.
Conoce la Declaración de Estocolmo, Tercera Conferencia Ministerial Mundial sobre Seguridad Vial: Alcanzar los objetivos mundiales para 2030.

Visión Cero Medellín

Movilidad segura

Se trata de la estrategia global más importante y moderna que hay para el abordaje de la movilidad segura. Es un enfoque que ha resultado exitoso en distintas ciudades del mundo desde hace más de 20 años

Bajar la tasa de muertes por incidentes viales

La ciudad asumió la meta de reducir su tasa de mortalidad vial a 5 por 100 000 habitantes en 2023. En los últimos años, esta tasa se ha mantenido por encima de las 10 muertes por cada 100.000 habitantes, alta en parámetros internacionales. Para lograrlo, la ciudad implementa #VisiónCeroMED, como parte de su Plan de Desarrollo 2020-2023 “Medellín Futuro”.

Cero muertes en las vías

Es una estructura de conceptos que considera que Cero es el único número aceptable de muertes en las vías. Es moralmente irresponsable que la gente muera por ir a la escuela, por viajar en bicicleta o ir a trabajar.

Piloto Gestión de la Velocidad, Carrera 64C, Autopista Norte

Visión Cero Medellín

Desde el 21 de diciembre de 2020, la Carrera 64C, también conocida como la Autopista Norte, cambió su límite de velocidad de 80 a 50 km/h.

Incidentes y víctimas Carrera 64C -
Autopista Norte

2016

2017

2018

2019

2020

Consulte el Decreto 1165 de 2020

«Por medio del cual se modifica el numeral 1 del artículo 1 del Decreto Municipal 171 de 2012 relacionado con la determinación del límite  máximo de velocidad en la Autopista Norte».

Preguntas frecuentes
sobre el piloto de
Gestión de la Velocidad

La medida comenzó el 21 de diciembre y durante 3 meses se realizará seguimiento del comportamiento de la movilidad en el corredor para evaluar y extender la medida a otras vías de la ciudad. De acuerdo con lo establecido en el numeral 2 del artículo 3 del Decreto 1165 de 2020, las amonestaciones se empiezan a aplicar desde las 00:00 horas del 22 de marzo de 2021, hasta las 23:59 horas del 20 de junio de 2021. La medida aplicará en el tramo Punto Cero y Solla, y Solla - Punto Cero.

No, en realidad no se genera más congestión porque los vehículos tendrán una velocidad más uniforme generando así que la circulación sea fluida ya que se disminuye las maniobras de aceleración y frenado en la corriente vehicular ante imprevistos o situaciones en la vía.

Aunque si bien el límite de velocidad establecido en el corredor es de 80 Km/h, las mediciones realizadas dan cuenta que la velocidad promedio de circulación es 55 Km/h, por lo tanto, con esta medida se está adecuando el límite de velocidad reglamentario a la real. 

La Autopista Norte registra, actualmente, un tiempo de viaje promedio de 7,6 min, con la nueva medida, se generará un aumento menor a 1 minuto en este parámetro y se espera que esta medida no genere condiciones adicionales de congestión a las ya existentes en este corredor en las horas pico. 

Adicionalmente, la experiencia de Bogotá anunció que mejoró sus tiempos de viaje, ahorrando en promedio 1 minuto de viaje a los ciudadanos, esto se puede dar por la disminución de incidentes viales que obstaculizan el flujo vehicular y velocidades uniformes a lo largo del corredor.

No, en la prueba piloto no se contempla la restricción a la movilidad de ningún actor vial, por el contrario, se está garantizando que todos los usuarios puedan desplazarse por este corredor en condiciones de seguridad. 

Al implementar un límite de velocidad adecuado para esta vía, se busca garantizar la circulación de todos los actores viales de forma segura, con menor riesgo y exposición.

En el punto de Proenvases, se tiene un dispositivo SAST (radar estático) aprobado por el Ministerio de Transporte, el cual permitirá controlar las velocidades de circulación de los modos motorizados.  

El límite de velocidad se definió con una metodología desarrollada por el Fondo de Prevención Vial en 2013, en conjunto con la Universidad del Cauca y GSD+. Esta considera factores como entorno urbano, características de la vía, cifras de incidentes viales y condiciones de movilidad. Adicionalmente, las Naciones Unidas recomienda una velocidad máxima de 50 km/h para zonas urbanas, considerando la probabilidad de un incidente vial relacionada con velocidades excesivas. 

El límite es la velocidad máxima a la cual pueden transitar los vehículos en un corredor y la velocidad es se refiere a la velocidad registrada a la cual se desplazan los vehículos. Ejemplo de ello es que la velocidad real de operación de la Autopista Norte, aunque si bien está a 80 Km/h, funciona con velocidad promedio de 55 Km/h

Según fuentes académicas, que han recopilado experiencias de esta medida de gestión de la velocidad en diferentes ciudades del mundo, se ha calculado el impacto en los incidentes viales con muertes, donde se espera una reducción del 41% de este tipo de incidentes, lo cual equivale a 9 vidas salvadas. 

En la ciudad de Medellín es la primera vez que se implementa una medida de reducción a 50km/h, sin embargo, hay referencias de otras ciudades a nivel mundial y nacional, como Bogotá, quienes tomaron la decisión de reducir la velocidad de varios de sus corredores a 50Km/h, obteniendo resultados muy positivos en la disminución de muertes en las vías por incidentes viales. 

La estrategia de gestión de velocidad se ha planteado de forma integral, donde se generan intervención de los diferentes campos de acción de la seguridad vial. Se han planificado acciones de intervención de la infraestructura vial mediante la actualización de la señalización, gestión de la velocidad, puntos seguros como medidas de control y educación vial y planes de comunicación para la socialización de esta prueba piloto. 

No es una acción aislada sino complementaria a lo que desde la Secretaría de Movilidad se ha venido y se seguirá haciendo. Algunas de estas son inspecciones de seguridad vial a los puntos donde se ha presentado incidentes con víctimas mortales con el propósito de identificar los factores de riesgo que posiblemente han influenciado en la ocurrencia de estos. 

Porque erróneamente se ha asociado que la disminución de la velocidad hace que los tiempos de desplazamientos aumentes y genere más congestión, desconociendo que técnicamente viajando a una velocidad más uniforme se mejora las condiciones de movilidad.